GTD es un medio muy eficaz para organizar nuestras tareas, optimizar nuestro tiempo, y evitar dejar las cosas para otro día, día que a veces nunca llega. Pero GTD no hace magia, es decir, hacer una lista de tareas no implica que obtengamos los resultados que imaginamos,  por tanto nos tenemos que plantear ¿hacemos bien nuestro GTD?

Me pregunto cuántos de nosotros empezamos a leer sobre este concepto y un día nos hicimos una lista de tareas tan ideal que no pudimos cumplir y quizá, eso nos desmotivó, y nos quitó parte del ánimo de seguir adelante con la idea. Lo más importante no es la cantidad de cosas que deseamos hacer, listarlas en un block de notas, Moleskine, aplicación en nuestro teléfono de última generación, lo importante en realidad es ponernos unas metas que realmente podamos alcanzar. No necesitamos hacer todo lo pendiente en 1 semana, pero sí poder estimar en cuanto tiempo podríamos ponernos al día.

En mi caso aplico GTD en varios ámbitos de mi vida, en la parte laboral y personal.

Mi GTD laboral define esas tareas semanales que deseo cumplir para satisfacer los objetivos que me plantea mi empresa. De las tareas semanales procuro hacer un reparto diario para poder cumplir con todo, y sobre todo  pensar en cómo ser flexible cuando un día no cumplo todas estas tareas y necesito replanificarme. ¿Cuántos días no ha habido tantos imprevistos que no has hecho nada de lo que tenías pensado? ¿Cuántos días no has recibido emails urgentes sino llamadas desesperadas en plan “esto se ha caído”? Cómo controlar situaciones así lo veremos en otro post 🙂

Luego tengo mi GTD personal, este es más light porque una de las cosas que más deseo de mi tiempo libre es no tener una planificación. En realidad lo que tengo son listas de planes que desearía hacer, libros que leer, películas, restaurantes, cosas que quiero hacer en tiempo libre y que no necesito realizar en un día concreto.

Mi consejo, inicia tu GTD con paciencia, exigiéndote poco, amplia tus objetivos y tareas cuando notes y sientas, como tu tiempo se explota mejor. Planifica tu GTD con pequeños logros y verás antes sus resultados.

Anuncios