Productividad personal, personal, personal, no olvidemos esta última palabra. Cada uno tenemos un conjunto de acciones que debemos realizar, tareas en diferentes contextos, con diferentes ámbitos de responsabilidad, diferentes flujos de entrada de la información. GTD nos permite conocer las técnicas de organización que mejoran nuestra productividad, que facilitan que seamos capaces de llevar a cabo lo que queremos hacer, sin estrés y logrando resultados, pero siempre en función de nuestras necesidades.

En mi día a día, aunque uso algunas herramientas tecnológicas para la gestión de tareas, mi plan de trabajo personal y laboral está plasmado en un papel, un sencillo cuaderno de hojas blancas en los que hago mi planificación diaria y revisión semanal. Hace relativamente poco tiempo, en un evento de metodologías ágiles, un compañero me regaló un interesante cuaderno para la gestión personal, y desde entonces no he podido vivir sin él.

The Emergent Task Planner es una plantilla perfecta para organizar tus prioridades diarias y recopilar tareas que posteriormente, deberás analizar y planificar.

Lo que he conseguido con esta plantilla es hacer mi propia agenda, de una forma muy sencilla.

  1. He impreso las plantillas para tener una agenda de 1 cuatrimestre.
  2. He dejado hojas en blanco en diferentes puntos de la agenda:
    • Objetivos del mes.
    • Objetivos de semana.
    • 5 páginas de la plantilla de plan diario de tareas.
    • Revisión semanal
    • Revisión mensual

Con esta organización, consiguo varios de mis objetivos personales a la hora de organizarme:

  • No perder el foco, tener claro mis objetivos a corto/medio/largo plazo.
  • Desgranar las tareas en tiempo, tareas que me llevan al objetivo deseado.
  • Tener claras mis prioridades en el día y dejar tiempo para otras tareas obligatorias del día a día, esas que forman parte de nuestro trabajo como reuniones, seminarios, gestionar email…
  • Tener espacio para recopilar tareas imprevistas que realimentarán mi sistema de organización.
Anuncios